contacto@mujerciclica.com

la Doncella

«Volar muy lejos, permanecer muy cerca»

Poema de Begoña Abad

 

A los 50 me nacieron alas

Imagen: autoría desconocida

 

“Yo fui una niña mujer
y ahora soy una mujer niña.
Cuando debía jugar a las muñecas
ya sostenía niños de verdad en brazos
y me perdí el asombro de descubrir
que la vida es un infinito modo de caminar.
Ahora que debería sentir los brazos
cansados,
como me nacieron alas,
ando volando por encima del mundo que
me fue negado
y desde el aire puedo ver los atajos
que, ahora sé, llevan al mismo lugar.

A los cincuenta me nacieron alas.
Dejaron de pesarme los senos
y los pensamientos que cargaba desde niña.
A las alas les enseñé a volar
desde mi mente que había volado siempre,
y comprobé desde el aire
que mientras yo anduve dormida tantos años
alguien trabajaba afanosamente
recogiendo plumas para hacer esas alas.
Tuve suerte de que cuando estuvieron hechas
me encontraron despierta en el reparto.

Podría haberme emborrachado
de ansiolíticos potentes
o de vodka barato.
Podría haberme enganchado
a la coca, a las telenovelas
o al chocolate.
Podría haberme hecho adicta
a tus ausencias
a tu malquerer, a tu dolor,
a tu lista de contraindicaciones,
pero preferí averiguar
qué eran los dos bultos
que me nacían en la espalda
y echarme a volar.”

 

Gracias a Amelia Ferrero por haberlo compartido

Mujer Cíclica - logo

Si te ha gustado este texto y deseas recibir directamente en tu buzón recursos y propuestas para para descubrir y conocer la mujer cíclica, sabia, enraizada y ancestral que habita en ti, te invitamos a suscribirte a nuestra newsletter, que enviamos más o menos una vez cada tres semanas.

Es un servicio gratuito, y como regalo de bienvenida, para agradecer tu confianza, te enviaremos nuestro eBook "Amo mis ciclos", que incluye un calendario lunar, una iniciacioón a la práctica del diagrama lunar y una introducción a los arquetipos de la Doncella, la Madre, la Chamana y la Anciana para que puedas empezar a conectar con ellos y reconocerlos en ti.

Suscríbete

Haz clic aquí para suscribirte a Mujer Cíclica y recibir novedades e inspiración.

Te enviaremos nuestro eBook «Amo mis Ciclos» con un calendario para integrar las fases de la luna en tu vida a lo largo de 2022 y una introducción a la práctica del diagrama lunar.

Instagram

9 Comentarios

  1. Silvi

    Maravilloso, es justo lo que necesitaba. Me encuentro duelando a la mujer fertil que fui.

    Responder
  2. Margaret

    Yo las siento brotar dulcemente en mi espalda, a mis 47 años.
    Cada día me gusto más y, como dice mi amada Gioconda Belli «todas las mañanas bendigo mi sexo».
    Un abracísimo a todas, desde dentro.

    Responder
  3. Eva

    Hace cuatro meses yo también tengo alas, gracias por recordármelo, quizá pueda usarlas algún día…

    Responder
  4. Anna Rita Giannachi

    Muchas gracias, Me encantó…Parece mi historia.. Los 50 tienen que ser algo mágico… A mí también me salieron alitas… Y se van fortaleciendo cada día mas…

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para seguir profundizando…

Honrando nuestro Linaje Materno

Honrando nuestro Linaje Materno

El hilo rojo de nuestro ciclo mensual nos une a todas las mujeres de nuestro linaje materno. Un artículo revelador de DeAnna L’Am sobre como nos transforma integrar esta conexión con nuestras antepasadas. Una invitación para honrar a tu linaje materno como un hilo vivo en el tapiz de quien eres.

Climaterio: nuestros cuerpos están cambiando

Climaterio: nuestros cuerpos están cambiando

El climaterio nos está invitando de manera potente a revisar la relación que tenemos con nuestro cuerpo. Esto no es un camino que podemos hacer en soledad. Necesitamos tribu. Vivir nuestros cambios vitales acompañadas.

Cambio de piel: un compartir personal

Cambio de piel: un compartir personal

Comparto aquí un texto escrito desde un lugar íntimo y personal desde mi necesidad de poner palabras a la revisión profunda, o “cambio de piel” que he estado viviendo con relación al proyecto de Mujer Cíclica.