contacto@mujerciclica.com

la Doncella

La historía de nuestra primera menstruación

La historía de nuestra primera menstruación

 

Bayside Red Tent Australia

Bayside Red Tent Australia

 

Una de las cosas más sanadoras que he vivido en diversos círculos de mujeres en los últimos 13 años ha sido el momento de compartir entre todas la vivencia de nuestra primera menstruación. Para la mayoría, ha sido la primera vez de compartirlo en un contexto de escucha profunda y dando significado a este momento. Al sentir las historias de cada una, a la vez únicas e interconectadas, nos aliviamos, nos emocionamos, nos reimos, lloramos, recordamos… El silencio se va llenando de palabras, palabras que nombran lo que queremos soltar de aquel momento, y lo que queremos celebrar y honrar.
Estamos tocando uno de los misterios femeninos de la sangre, y por ello también incluye muchas aparentes ‘contradicciones’ (alegría, miedo, verguenza, ilusión…). Abarca cosas más allá de las palabras, quizas que solo se pueden nombrar dentro de la intimidad de nuestro útero.  Con otro lenguaje.
Te invito a volver a este momento de tu vida: recuerda esta niña que fuiste, con su primera luna – en ella hay muchas llaves y puertas en nuestro viaje de reconexión con lo femenino profundo.
Texto. Sophia Style

En el taller, Mi Útero, Mi Ciclo, siempre contamos la historia de nuestra primera menstruación: www.mujerciclica.com/2013/04/09/mi-utero-mi-ciclo/

 

Suscríbete

Haz clic aquí para suscribirte a Mujer Cíclica y recibir novedades e inspiración.

Te enviaremos nuestro eBook «Amo mis Ciclos» con un calendario para integrar las fases de la luna en tu vida y una introducción a la práctica del diagrama lunar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para seguir profundizando…

Poema «La sanación»

Poema «La sanación»

«Creemos que superamos las cosas. No superamos las cosas. O mejor dicho, superamos el sarampión, Pero no un corazón roto.» El poema «La Sanación» de Albert Huffstickler nos transmite que «sanación» significa permitir que lo que ha sido dolorosa en nuestras vidas encuentre su forma dentro de nosotras, más allá de cualquier idea de «superar» o hacer desaparecer estas vivencias de nuestra historia.

Acompañar es un arte sutil

Acompañar es un arte sutil

Acompañar es un arte sutil, es un diálogo de corazón a corazón, una escucha amplia y amorosa, una presencia serena y arraigada… En el camino de guiar y facilitar rituales, uno de los pilares es la escucha profunda.