contacto@mujerciclica.com

la Doncella

Ideas para conectar con los cuatro elementos

La ayuda de los cuatro elementos en tiempos revueltos

 

En esta entrevista que recientemente me hizo Gemma Calaf como parte de la cumbre “Expande Conciencia” conversamos sobre lo que más me ayuda en el día a día, especialmente en tiempos revueltos: mi conexión con los cuatro elementos. Y te comparto de manera práctica y sencilla, recursos y herramientas, que están al alcance de todas y todos, para conectar con ellos y recibir el poder sanador del aire, el fuego, la tierra y el agua aún viviendo en una ciudad.

Durante la entrevista ofrezco cuatro pequeñas meditaciones guiadas para abrirte a la ayuda de cada elemento: agua, tierra, fuego, aire.

¡Y hay una sorpresa al final!

 

Suscríbete

Haz clic aquí para suscribirte a Mujer Cíclica y recibir novedades e inspiración.

Te enviaremos nuestro eBook «Amo mis Ciclos» con un calendario para integrar las fases de la luna en tu vida y una introducción a la práctica del diagrama lunar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para seguir profundizando…

A los cincuenta me nacieron alas. Mujer Cíclica se transforma (V)

A los cincuenta me nacieron alas. Mujer Cíclica se transforma (V)

Comparto algunas sensaciones y fotos del ritual que celebramos en mi fiesta de 50 años con amigos y amigas íntimas, porque tienen muchísimo que ver con el proceso de transformación de Mujer Cíclica durante estos meses. Y con el poder transformador de los rituales.

La Voz de la Chamana. Mujer Cíclica se transforma (III)

La Voz de la Chamana. Mujer Cíclica se transforma (III)

La claridad de nuestros «sí» y «no». Comparto en detalle los cambios dentro de Mujer Cíclica, fruto de la revolución interna que trae el fuego del climaterio. Lo que dejo atrás y lo que forma parte de lo nuevo. Mujer Cíclica no desaparece, ¡se transforma!