contacto@mujerciclica.com

la Doncella

Alimentando tus demonios

Un libro de Tsultrim Allione

 

alimentando tus demonios

“Quizás todo lo terrible dentro de nosotros, en su esencia más profunda,
es algo vulnerable que necesita nuestra ayuda”

Raine Maria Rilke

 

 

¡Qué diferencia cuando podemos mirar lo “terrible” dentro de nosotras, y en los demás, desde esta óptica! Leí esta cita de Rilke por primera vez en el libro de Tsultrim Allione, “Alimentando tus demonios: Antigua sabiduría para resolver tus conflictos internos”, una obra cuya lectura te recomiendo muchísimo si te interesa trabajar en profundidad la resolución de los conflictos internos. 

Es una verdadera joya, basada en las enseñanzas de una monja budista tibetana del siglo XI, Machig Labdrön, y describe la práctica que ella desarrolló para conocer, amar y nutrir nuestros “demonios” internos, para ayudarnos a resolver nuestros conflictos.

Al liberar la energía encerrada en nuestros demonios internos, esta se puede transformar en una fuerza positiva y protectora en nuestra vida, en nuestra “aliada”. 

Me emociona profundamente sentir que una mujer, al otro lado del mundo, hace más de mil años, practicaba esta meditación y supo transmitirla para que hoy en día llegue a nuestras manos como un tesoro.

Hace varios años, cuando aún no se había traducido al castellano el libro de Tsultrim Allione, hice un resumen adaptado de esta meditación para compartir con otras mujeres como práctica personal. Es un ejercicio que siento que acompaña de manera muy poderosa el viaje del autoconocimiento y de conexión con la compasión, y que ofrezco de forma detallada como parte de los recursos de la formación online “El Camino de la Facilitadora”. 

En este ejercicio, a partir de tres simples preguntas activamos una conversación directa con nuestro demonio: 

¿Qué es lo que quieres?

¿Qué es lo que necesitas?

¿Cómo te sentirás cuando recibas lo que necesitas?

Cuando tenemos el valor de enfrentarnos a nuestros propios demonios, mirarlos cara a cara, se produce un cambio de perspectiva. Al final del proceso desaparece la lucha, hay una rendición, comprensión y disolución total de nuestro “demonio”: «Sanar es abrazar lo que más tememos”.

 

PROFUNDIZAR EN TUS CAPACIDADES COMO FACILITADORA

Si trabajas o deseas trabajar con grupos y quieres profundizar, entre otras, en tu capacidad para disolver conflictos internos, te invitamos a conocer nuestra formación online “El Camino de la Facilitadora”. Esta propuesta te ofrece preparación y herramientas para, entre otras cosas:

  • Poder cocrear un espacio de confianza e intimidad con todos los elementos necesarios
  • Ofrecer tu capacidad de escucha profunda y calidad de presencia
  • Facilitar desde la autenticidad
  • Potenciar tus habilidades de improvisar y captar lo que necesita el momento
  • Sostener dificultades y retos como facilitadora, integrar la sombra en los círculos, en ti
  • Conectar con la facilitadora desde los arquetipos femeninos: la Doncella, la Madre, la Chamana y la Anciana

. Para realizar esta formación es necesario haber cursado previamente “Las Cuatro Lunas en Mí”.

Suscríbete

Haz clic aquí para suscribirte a Mujer Cíclica y recibir novedades e inspiración.

Te enviaremos nuestro eBook «Amo mis Ciclos» con un calendario para integrar las fases de la luna en tu vida a lo largo de 2022 y una introducción a la práctica del diagrama lunar.

Instagram

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para seguir profundizando…

Honrando nuestro Linaje Materno

Honrando nuestro Linaje Materno

El hilo rojo de nuestro ciclo mensual nos une a todas las mujeres de nuestro linaje materno. Un artículo revelador de DeAnna L’Am sobre como nos transforma integrar esta conexión con nuestras antepasadas. Una invitación para honrar a tu linaje materno como un hilo vivo en el tapiz de quien eres.

Cambio de piel: un compartir personal

Cambio de piel: un compartir personal

Comparto aquí un texto escrito desde un lugar íntimo y personal desde mi necesidad de poner palabras a la revisión profunda, o “cambio de piel” que he estado viviendo con relación al proyecto de Mujer Cíclica.