Agradezco la gran ayuda de mi ciclo menstrual y los arquetipos femeninos en mi camino

Imagen: Marion Nonglaton

Jamás hubiera imaginado que diría esto, pero creo que una de las cosas que más fuerza y más ayuda me ha dado para trabajar por mi cuenta y vivir de lo que me apasiona es el hecho de vivir intensamente cada fase de mi ciclo menstrual, y con ello, aprender a ser flexible, abrazar los cambios, conocer mis dones y mis limitaciones, y reinventarme regularmente. Ser emprendedora requiere una enorme dosis de adaptabilidad y gracias a nuestro ciclo menstrual, podemos movernos con fluidez entre nuestras diferentes facetas internas. Además en cada fase expresamos diversas cualidades y capacidades que nos ayudan muchísimo para emprender y sostener un proyecto. Por ejemplo: * En la fase pre-ovulatoria, la Doncella me ayuda a gestionar mis cuentas, los tiempos, la planificación, la burocracia y estructura jurídica, la motivación personal. * Durante la ovulación, la Madre me guía para cuidar y nutrir mi proyecto, para la comunicación y la difusión, para las colaboraciones y trabajo en equipo, para la resolución de conflictos y la creación de redes. * En la fase premenstrual, la Chamana me permite poner límites sanos, tomar decisiones, adaptarme a los cambios, sumergirme en el proceso creativo, transformar mi proyecto cuando haga falta. * Y durante la menstruación, la Anciana me recuerda de integrar el auto-cuidado, priorizar, mantenerme fiel a mi visión y revisar mi proyecto de manera regular. Si eres una emprendedora, ¿reconoces estas cualidades y fases en ti? ¿Cómo integras el baile de tus hormonas, si estás en esta etapa vital? Texto: Sophia Style, creadora de Mujer Cíclica

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies