¿Por qué nos sentamos en círculo?

Círculo de luna nueva

Fuente: Noelani Hawaii

Algo sorprendente y poderoso ocurre cuando nos sentamos en círculo. Varias veces he hecho el ejercicio de observar y sentir las diferencias que se dan en las relaciones de un grupo cuando estamos sentadas en sillas dispuestas en filas, y pasamos a sentarnos en círculo.

En filas, quien facilita, o dinamiza, o imparte sus enseñanzas, es la única persona a la que vemos frontalmente, de pie, delante de todas, marcando físicamente su posición de liderazgo y de poder por encima del resto, que vemos los cogotes de las personas que tenemos delante y a la vez damos la espalda a las que están detrás nuestro.

En cambio, al formar un círculo, en sillas o directamente en el suelo, todas nos vemos a todas, a la misma altura. Se crea una sensación completamente diferente, que nos invita a observarnos, a escucharnos, a compartir. Una sensación de unión. La forma del círculo despierta una memoria ancestral de lo colectivo y de lo femenino.

Jean Shinoda Bolen, es su libro “El Millonessimo Círculo” lo describe de esta manera:

«El círculo es una forma arquetípica que resulta familiar a la psique de la mayoría de las mujeres, pues es personal e igualitario; y cuando las mujeres lo trasladan al lugar de trabajo o a la comunidad -a menudo con ciertas modificaciones, a fin de que los hombres lo acepten y no se sientan intimidados por él- las tareas que requieren colaboración experimentan una mejora, y surge un acercamiento emocional y una relación mucho menos jerarquizada entre las personas que trabajan juntas.»

Después de participar en cientos de círculos de mujeres en los últimos 15 años, y en algunos con mujeres y hombres, estoy convencida de que esta manera de reunirnos, de compartir y de crecer, forma parte un cambio profundamente necesario en el mundo hoy en día. Una sanación colectiva que se expande, desde cada círculo.

 

Texto: Sophia Style / Revisión y sugerencias: Carlota Franco

 

Si quieres profundizar en el poder transformador de los encuentros en círculo y si no lo conoces todavía, te invito a descubrir nuestra formación online “El Camino de la Facilitadora” en la cual comparto todo lo que he aprendido, sobre el papel de la facilitadora de círculos. Un viaje en espiral, hacia dentro y hacia fuera.

 

FORMACIÓN ONLINE "EL CAMINO DE LA FACILITADORA"

Próxima fecha de inicio: 3 de mayo de 2021
Solo 2 ediciones más en 2021. Inscripciones abiertas
 

Si sientes el deseo de profundizar en tu papel como acompañante de círculos de mujeres u otro tipo de grupos, te invitamos a conocer esta de formación online,  con la que a lo largo de 22 semanas explorarás y reforzarás tus dones como facilitadora  (el cultivo del conocimiento interior, la confianza, la creatividad, la capacidad de escucha y de expresión, de improvisación, de preparar espacios y ambientes, de cuidarte y de cuidar...), con lecturas, ejercicios y materiales audiovisuales, integrando la sabiduría femenina. Para realizar esta formación es necesario haber cursado previamente “Las Cuatro Lunas en Mí” o "Mujer Medicina"

2 Comentarios

  1. raquel

    buenas tardes, me gustaria recibir informacion del taller online el camino de la facilitadora.

    Responder
    • Equipo Mujer Cíclica

      Querida Raquel
      Gracias por tu interés. Encontrarásinformación detallada sobre la formación online «El Camino de la Facilitadora» en esta página: https://mujerciclica.com/formacion-online/. Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Suscríbete a Mujer Cíclica para recibir novedades e inspiración.

Al suscribirte recibirás un regalo de bienvenida: nuestro eBook «Amo mis Ciclos», que incluye un calendario para integrar las fases de la luna en tu vida a lo largo de 2021 y una introducción a la práctica del diagrama lunar.

«Me encanta abrir el correo y leer cosas de Mujer Cíclica» Lucía, Barcelona.

“Tus mails siempre son caricias para el alma.” Gemma, Girona

Facebook