Imagen: Eva Alfonso

del libro «Bienvenid@ al mundo de las Mujeres Bellota»


«Mi hija en mi vientre, mi madre, mi abuela materna,
su madre, … -la línea matrilineal-

Preparo mi pecho mullido con musgos frescos.
Una madre con-tiene a las siguientes generaciones,
o quizás ¿son éstas las que com-prenden a ella?

Una, dentro de otra, yo dentro de mi madre, ella dentro
de mi abuela y ésta de la bisabuela.
Mujer a mujer, gota a gota, en este discurrir continuo
hasta el presente, se pasa una esencia, un color,
un sonido, … todos traídos de la selva, de la selva
primigenia donde sólo existía el verde fresco, la roja
sangre y el cielo azul…

Dentro de cada una de nosotras habitan estas mujeres,
es el encaje de las “mastrioscas”, una espiral,
un collar hecho de caderas de mujer… todas parieron
para que tú estés aquí.

Quiero recordar siempre que mis moléculas se
catalizaron en algún lugar del cuerpo de mi madre.
Tiempo atrás, con mi madre, ocurrió lo mismo,
y con mis abuelas… De sus caderas surgieron las
mías, que como mariposas se agitaron, en una
explosión mágica me encarné; y de entre ellas salí yo.
De la misma forma lo hiciste tú.»

 

Texto: Eva Alfonso, del libro «Bienvenid@ al mundo de las Mujeres Bellota»

Más información en https://www.facebook.com/mujeresbellota y en http://mismomundi.com/

Ilustración: Eva Alfonso

1 Comentario

  1. Ada

    Qué hermoso

    Gracias por compartirlo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Suscríbete a Mujer Cíclica para recibir novedades e inspiración.

Al suscribirte recibirás un regalo de bienvenida: nuestro eBook «Amo mis Ciclos», que incluye un calendario para integrar las fases de la luna en tu vida a lo largo de 2021 y una introducción a la práctica del diagrama lunar.

«Me encanta abrir el correo y leer cosas de Mujer Cíclica» Lucía, Barcelona.

“Tus mails siempre son caricias para el alma.” Gemma, Girona

Facebook