El autocuidado cíclico: Inspiración para “llenar tu copa”

Texto: Sophia Style

 

El autocuidado no tiene que ver con la autocomplacencia sino con la autopreservación.” Audre Lorde

Una de las cosas que voy integrando e incorporando cada vez con más claridad es la importancia del autocuidado como fuente de nuestra capacidad de sostenernos y poder dar sin “vaciar nuestra copa”. Al igual que muchas mujeres que conozco, debido a los modelos con los que crecimos y a los mensajes que recibimos desde pequeñas, ha sido muy habitual en mí el hecho de no escuchar los mensajes de mi cuerpo, de sobre-esforzarme, de priorizar las necesidades y demandas de l@s dem@s…

Al compartir estas experiencias con otras mujeres, y el agotamiento y los resentimientos que traen como consecuencia, nos dimos cuenta entre otras cosas, de la necesidad de transformar algunas creencias muy arraigadas en nuestro inconsciente, por ejemplo “el autocuidado es egoísta” o “no merezco tomarme tiempo para mi bienestar”.

En el camino de volver a escuchar nuestro cuerpo, nuestras emociones e intuiciones, uno de los pasos más fundamentales ha sido el de conocer y respetar nuestras necesidades y deseos cambiantes en relación a nuestro ciclo menstrual y a los diferentes Arquetipos femeninos que llevamos dentro: la Doncella, la Madre, la Chamana y la Anciana (puedes leer más sobre cada una siguiendo estos enlaces.)

Quiero compartir aquí un ejercicio sencillo e inspirador que puedes hacer en cualquier momento en el que sientas que quieres volver a conectar con todo lo que te nutre y sostiene. Se trata de visionar el autocuidado como un camino para renovarte a todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual, y a la vez, como mujer cíclica, abriéndote a conectar con lo que te nutrirá en cada una de las fases de tu ciclo, o desde cada Arquetipo. ¡Así podemos dejar de lado la idea de comprometernos a hacer una misma cosa cada día porque generalmente esto no nos fluye!

Coge un papel y rotuladores de colores y en primer lugar haz una lluvia de ideas con todo lo que ya estás haciendo en tu vida para nutrirte y cuidarte en lo físico, en lo emocional, en lo mental y en lo espiritual.

Luego añade a estas ideas otras cosas que te gustaría incorporar en forma de pequeños pasos realizables.

Es maravilloso hacer este ejercicio con otras amigas o en un círculo de mujeres para compartir ideas e inspiración, y también para comprometerte a dar algunos pasos, ya sea sola o con otras. (Más adelante encontrarás algunos ejemplos que salieron en mi última lluvia de ideas.)

Una vez hayas hecho tu lista, puedes volver a mirarla y dejarte sentir cuales de estas cosas serán más fáciles y fluidas de incorporar según la fase de tu ciclo menstrual: preovulación-Doncella / ovulación-Madre / premenstrual-Chamana / menstruación-Anciana. Y si no tienes la regla ahora, conecta con estos aspectos dentro de ti; observa si has incluido ideas que se correspondan con cada uno, o sí hay un Arquetipo que está más presente, u otro que apenas esté representado y quieras fortalecer más.

A continuación comparto algunas de las cosas que nutren mi cuerpo, mi corazón, mi mente y mi alma, por si te sirven de inspiración. Me encantaría que compartieras algunas de las tuyas en los comentarios que se pueden escribir y así creamos un círculo virtual.

Obviamente hay algunas cosas que son muy difíciles de clasificar porque nos nutren a todos los niveles a la vez (por ejemplo, ir a la montaña, hacer el amor o cultivar el huerto…). ¡Usa tu creatividad para decidir dónde y cómo colocarlas!

Autocuidado físico

* Ejercicio que me gusta (Qigong, nadar..): ¡endorfinas! (Doncella)

* Apreciar mi cuerpo con frases amorosas (Madre)

* Nutrirme con comida fresca y energética. Intercambiar recetas y comida con amigas (Madre)

* Bailar con música que inspira e invita a mover el cuerpo (Chamana)

* Recibir masajes (Anciana)

* Parar y estirarme 10 minutos durante el día (Anciana)

Autocuidado emocional

* Salir a cenar y disfrutar con amigas (Doncella)

* Compartir como me siento con amigas íntimas, escucharnos (Madre)

* Decir que no. Expresar mi enfado (Chamana)

* Estar sola y escribir en mi diario (Chamana)

* Tomar un baño con sal y lavanda (Anciana)

Autocuidado mental

* Jugar con mi hijo y otros niños (Doncella)

* Leer novelas (Doncella)

* Tener orden, armonía y belleza en casa (Madre)

* Crear espacio para escribir (Chamana)

* Meditación-respiración consciente (Anciana)

* Desconectar del móvil y del ordenador (Anciana)

Autocuidado Espiritual

* Disfrutar, jugar y crear en la naturaleza (Doncella)

* Ver la salida del sol (Doncella)

* Agradecer, agradecer, agradecer… lo pequeño y lo grande (Madre)

* Celebrar el ciclo de la luna, solsticios y equinoccios con rituales (Chamana)

* Parar durante la menstruación- la Tienda Roja (Anciana)

 

Una vez hayas hecho tu lista, busca una manera de plasmarla de manera visual e inspiradora: con colores, como una flor, como un mapa, con imágenes… y ponla en un lugar visible para ti.

Para completar, hay un elemento importante que me ayuda mucho a integrar todas estas buenas intenciones en mi vida y llevarlas a la práctica, que consiste en dar pasos concretos, por ejemplo: citarte con una amiga, reservar espacios libres en tu agenda, escribir recordatorios en papeles de color y ponerlos en lugares estratégicos como la nevera o el espejo del baño, apuntarte a una clase, comprar o crear algo (un diario nuevo)… ¡Convoca a tu Doncella para este paso!

Y sobre todo, es importante que conectemos con el placer y el deseo de crear estos espacios en nuestra vida (“quiero…”) y que estas ideas no se conviertan en obligaciones (“tengo que…”) para añadir a la lista de cosas que hay que hacer.

El autocuidado es una clara expresión de nuestro valor, nuestro poder y nuestra sabiduría. Nos ayuda a tener recursos para navegar por los retos e imprevistos que a veces trae la vida. Además multiplica nuestra creatividad, vitalidad y felicidad. ¡¿Te apuntas?!

Puedes explorar todo el universo en búsqueda de alguien más merecedora de tu amor y tu afecto que tú misma y no encontrarás esta persona en ningún lugar” (anónimo)

 

Referencias:

The Mother’s Guide to Self-Renewal, Renée Peterson Trudeau.

 

Un recuerdo y agradecimiento a Eulàlia Pàmies,quien revisó la primera versión de este artículo.

 

Si quieres profundizar en la expresión de los cuatro aquetipos de la Doncella, la Madre, la Chamana y la Anciana en ti y no has hecho todavia nuestro curso online «Las Cuatro Lunas en Mí», te invitamos a conocerlo: http://mujerciclica.com/curso-online/

14 Comentarios

  1. Cari

    Hola, me gustaría recibir info! muchas gracias! me encantó la pagina!!
    Abrazos

    Responder
  2. MARISOL

    Muchas GRACIAS, Sophie, por tu BLOG, por maravillosa MEDITACIÓN DE LA MUJER ÁRBOL, por el curso online LA LUNA EN MÍ, por tus ARTÍCULOS, por tus bellas y dulces PALABRAS desde el ALMA, por crear esta preciosa y gran RED DE MUJERES, por ayudar a DESPERTARNOS y mostrarnos la LUZ EN EL CAMINO… ¡¡¡INFINITAS GRACIAS, BELLA MUJER!!!

    Aquí comparto algunas actividades de mi lista…
    Dormir y descansar cuanto necesite
    Practicar yoga o cualquier ejercicio físico en el mar
    Mirar mi cuerpo en un espejo y ponerme lencería bonita
    Nutrirme con comida sana y ecológica
    Darme masajes en la cara o en cualquier otra parte de mi cuerpo
    Darme un baño relajante de agua caliente y espuma
    Hacer el amor con mi pareja sagrada
    Organizar y asistir a círculos de mujeres o a citas con amigas
    Estar a solas conmigo misma
    Expresar mi mundo interior a través del arte (poesía, pintura, manualidades, fotografía…)
    Pintar con mi sangre menstrual
    Sentirme y expresar mi sensualidad
    Bailar libremente
    Expresarme desde el alma, a corazón abierto
    Hacerme auto-valoraciones positivas y sueños que quiero alcanzar
    Pasar tiempo con mi madre, mi hermana y mi sobrina
    Abrazar y besar (en especial, a mi pareja sagrada)
    Pasar ratos con mi perrita Luma
    Estar rodeada de niños y adolescentes (sobrinos, alumnos…)
    Llorar y reír
    Bañarme desnuda en el mar
    Andar descalza
    Organizar mis clases (soy profesora)
    Embellecer mi hogar
    Hacer cosas que hacía cuando era niña (jugar, correr, pinta-caras…)
    Hacer teatro y biodanza
    Practicar técnicas energéticas (reiky, sanación y bendición d útero, frecuencia cuántica…)
    Respiración con conciencia y meditar
    Hacer rituales, celebrando los ciclos de la naturaleza
    Conectarme con el ciclo de la luna
    Desconectar de los aparatos tecnológicos y de la vida social
    Ver películas y leer libros de poesía o de espiritualidad
    Observar y estar en silencio
    Improvisar (historias, bailes, juegos, viajes…)
    Viajar sin rumbo con mochila a cuestas
    Agradecer a la vida, al Universo, a la Madre Tierra, a las personas que me rodean…

    GRACIAS, Sophie, especialmente, por compartir este ejercicio con todas nostras…

    ABRAZO FUERTEEEEEEEEEEE, <3 <3 <3

    Responder
  3. Ada

    Hoy llovió, y como me dolían los pies por haber estado bailando todo lo que necesitaba y más ayer, me fuí a caminar descalza por el campo
    saboreando desde las plantas toda la frescura de los charquitos, la dulzura de la tierra blanda… enterrando los pies y las piernas en el barro y en la tierra, aun caliente…Chapoteando y masajeandome suavemente en la tierra, mientras me comía un granizado de limón! jajaja

    Después un baño caliente, con aceite de romero y almendra, lavanda, jabón… Y finalmente una siesta reparadora de 3 horas.

    Gracias por existir Sophia, y por inspirarnos 🙂

    Responder
  4. Elsa Susana

    HOLA QUE BUENO SON TUS CONSEJOS …LOS TOME Y ME GUSTAN MUCHO …TE SIGO …GRACIAS !!!

    Responder
  5. anónimo

    Bailar descalza
    Tomarme todo el tiempo del mundo para disfrutar del sexo
    Ver y oír llover desde el sofá con una mantita
    Escribir mis revoltijos de emociones y preocupaciones hasta calmarlas
    Desayunar al sol de la mañana
    Viajar sin rumbo
    Observar desde la quietud y la calma, sentada en un banco o en un vagón del metro a la gran diversidad de gente que pasa (su forma de vestir, lo que hacen, imaginar sus vidas y ver la mía reflejada en las suyas)
    Silencio y no hacer nada por un rato
    Abrazar y jugar con un animal compañero doméstico
    Leer novelas de otras épocas y culturas
    Cambiar mi aspecto: ropa, peinado, apariencia, higiene,… también disfrazarme!
    Llorar hasta agotarme y reír hasta tener agujetas porque sí
    Perder la noción del tiempo conversando con una buena amiga
    Volver a ver a personas que hace tiempo que no veía
    Hacer pequeñas locuras que me recuerdan que estoy viva como bañarme en un lago helado

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.