Sanar a nuestra “Doncella Interior”

¿Cómo fue tu primera regla?

 

A punto de tener mi primera regla

Texto: Sophia Style

 

«Imagina que el primer día de tu primera regla tu madre te hubiera abrazado tiernamente, te hubiera regalado un ramo de flores rojas y te hubiera invitado a comer a tu restaurante preferido. Entre las dos habríais preparado una fiesta íntima, con las mujeres más importantes de tu entorno en aquel momento, donde te habrían dado la bienvenida al mundo de la mujer… Te imaginas como hubiera sido de diferente tu vida?»

En nuestra cultura, la gran mayoría de las mujeres no tenemos un recuerdo positivo de nuestra primera regla, y en cambio es, sin duda, una vivencia muy significativa para nuestra feminidad, y para cómo nos sentimos, como mujeres, con en el mundo que nos rodea.

En el año 1995, DeAnna  L’am designó el término «Inner Maiden» o «Doncella Interior» para reconocer y despertar a la niña-adolescente que fuimos y que siempre llevamos adentro. Muy a menudo, dice DeAnna, esta parte nuestra se ha quedado en la sombra: silenciada, avergonzada o asustada por la manera como vivió la llegada de la menstruación.

Un paso muy sencillo para liberar y redescubrir nuestra «Doncella Interior» consiste en compartir, en compañía de otras mujeres, lo que sentimos en aquel inicio de nuestro ciclo menstrual y recordar los interrogantes sin respuesta de aquella experiencia. Es sorprendente la sensación de alivio y de confort que nos aporta el poder explicar nuestra vivencia, escuchar los testimonios de otras mujeres, y comprobar que una parte de nuestra historia se refleja y repite en la historia de cada mujer.

A través de estas historias, por un lado tenemos la posibilidad de reconocer plenamente la gran cantidad de preceptos negativos que hemos recibido en relación a la sangre menstrual, nuestra sexualidad, el cuerpo femenino y sus cambios cíclicos… Al romper el silencio y poner nombre a estos mensajes perjudiciales, podemos empezar el camino profundamente sanador de soltarlos y transformarlos.

Por otro lado, nos damos cuenta que estos mensajes de sufrimiento y de desconexión se han transmitido de generación en generación de mujeres –de madres a hijas, de abuelas a nietas, de tías a sobrinas…– , sin saber, cada una de ellas, transmitirlos de ninguna otra manera, debido en gran parte a la herida a su “Doncella Interior” en no sentirse bienvenida, ni apoyada, ni informada en el momento de su primera regla.

Hoy en día, las mujeres tenemos la gran oportunidad de despertar a nuestra “bella durmiente” (sin necesitar ningún príncipe…), de crear con ella una nueva relación de confianza y de conexión, y de transmitirle, a través de nuestro propio camino de reconciliación con nuestra feminidad profunda, un gran abanico de mensajes positivos y sagrados sobre nuestra esencia femenina y cíclica. Este camino nos permite, por un lado, comprender, con una nueva mirada, a nuestra madre y a las mujeres de nuestra familia y entorno, y por otro lado, sentirnos más libres y preparadas para acompañar a las niñas de nuestro entorno en su iniciación y rito de paso hacia el mundo de la mujer.

El curso online “Las Cuatro Lunas en Mí» te ofrece, entre otras, propuestas y herramientas para conectar conscientemente con  tu “Doncella Interior”.  El curso te pronoe, durante dos ciclos lunares (nueve semanas) conocer y explorar como se manifiestan en ti los cuatro arquetipos y la energía de lo cíclico a través de lecturas, ejercicios, videos, audios y rituales.  Inicio una vez al mes.

Más información

12 Comentarios

  1. Kari Chikita

    Cuando llego mi primera regla creí que era por haber comido mucha salsa picante y que la estaba arrojando jajajaja, recuerdo haber tenido cólicos días antes, cuando se lo comente a mi mamá me dijo «no le digas a nadie» :'( … encontrar esta página ah sido muy liberador.

    Ahora que tengo una nenita que esta entrando a la adolescencia me estoy preparando para darle la mejor bienvenida a esa etapa de su vida y hacerla sentir especial cuando llegue ese precioso momento.

    Responder
  2. m.assumpta

    Tuve mucha suerte cuando apareció la regla y vino mi madre a darme un abrazo en el lavabo. «Ya eres mujer» vamos a celebrar-lo con una buena comida.
    recuerdo sus instrucciones para lavar los «paños» del momento etc
    No recuerdo ninguna regla con dolor , ni ningun impedimento para hacer mi vida normal. Como la tenia muy irregular , podia detectar los cambios de la ovulación y asi preveer que vendria en 10 15 dias.
    La he tenido hasta los 60 !!!!
    Me siento privilegiada con el inicio de la regla .
    besos y abrazoz

    Responder
  3. MARIAN

    Hola amigas,
    mi primera menstruación fue muy bonita, mi madre ya me preparaba para ella. El primer día me llevó a ver a mis abuelas y a darles la buena noticia, lo recuerdo como que me sentía grande y pequeña a la vez. Con otra responsabilidad sobre mí, con mucho cariño.
    Gracias por hacerme recordar estos momentos que ya hace tantos años pasaron.
    Un abrazo Sophia, un abrazo a todas las mujeres.
    Marian

    Responder
    • ana leonor

      Hola Marian,Sophia y Mayella.Nos hemos juntado mujeres dichosas con nuestra primera menstruacion,que bueno!Mis padres eran los unicos modernos de la familia,gracias al Cielo,mi mama me compro las toallas gordotas de principio de los 60 que ella usaba,le pidio al medico de la familia un folleto muy bonito de color rosa con todas las preguntas y respuestas y el primer dia mi papa me trajo un ramo enorme de flores para mi sola.He sido muy afortunada,ya que mis primas y amigas no hablaban de «eso».gracias por compartir tan lindos mensajes,gracias Sophia por el hermoso curso,que me hace mucho bien.abrazos

      Responder
  4. Mayella

    Hola! El texto inicial de Judith Duerk me encanta. Existe una traducción al español de su libro? Mil gracias!

    Responder
    • sophia

      Hola Mayella, No, todavía no, por lo que sé… es otra en la lista de tesoros para traducir al castellano… a ver si creamos una editorial?! Realmente es un libro precioso, ojala saldrá. Un abrazo, Sophia

      Responder
  5. Retiro de Yoga y Meditación en Bilbao

    Mi primera regla fue, curiosamente, un momento de gran alegría y celebración. Llevaba esperándola muchísimos meses y, cuando vi que por fin me había llegado, me puse a saltar por el pasillo y a gritar «Ya soy mujer!!!». Mi madre me felicitó y mi padre se echó a reir. Hay que añadir, que mi madre es sexóloga y que la sexualidad, los cambios hormonales, la pubertad, etc., siempre se han tratado con total naturalidad en mi casa. Ojalá el primer día de regla de las nuevas generaciones pueda ser tan feliz como el mío:)

    Aprovecho para compartir con vosotras un nuevo y entusiasmante proyecto: una nueva casita de reposo que se ha abierto en Bilbao y que va a ofrecer distintos retiros de yoga y meditación. A ver si dentro de poquito, es posible montar un retiro para mujeres salvajes y conscientes. Éste es el enlace de nuestro blog:
    http://retirodeyogaymeditacionbilbao.wordpress.com

    Por cierto, aparecéis en los enlaces:)

    Un abrazo de luz a todas y ánimo con vuestro blog, que es maravillosooooo!!!:)

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.