Sanar a nuestra “Doncella Interior”

¿Cómo fue tu primera regla?

 

A punto de tener mi primera regla

Texto: Sophia Style

 

«Imagina que el primer día de tu primera regla tu madre te hubiera abrazado tiernamente, te hubiera regalado un ramo de flores rojas y te hubiera invitado a comer a tu restaurante preferido. Entre las dos habríais preparado una fiesta íntima, con las mujeres más importantes de tu entorno en aquel momento, donde te habrían dado la bienvenida al mundo de la mujer… Te imaginas como hubiera sido de diferente tu vida?»

En nuestra cultura, la gran mayoría de las mujeres no tenemos un recuerdo positivo de nuestra primera regla, y en cambio es, sin duda, una vivencia muy significativa para nuestra feminidad, y para cómo nos sentimos, como mujeres, con en el mundo que nos rodea.

En el año 1995, DeAnna  L’am designó el término «Inner Maiden» o «Doncella Interior» para reconocer y despertar a la niña-adolescente que fuimos y que siempre llevamos adentro. Muy a menudo, dice DeAnna, esta parte nuestra se ha quedado en la sombra: silenciada, avergonzada o asustada por la manera como vivió la llegada de la menstruación.

Un paso muy sencillo para liberar y redescubrir nuestra «Doncella Interior» consiste en compartir, en compañía de otras mujeres, lo que sentimos en aquel inicio de nuestro ciclo menstrual y recordar los interrogantes sin respuesta de aquella experiencia. Es sorprendente la sensación de alivio y de confort que nos aporta el poder explicar nuestra vivencia, escuchar los testimonios de otras mujeres, y comprobar que una parte de nuestra historia se refleja y repite en la historia de cada mujer.

A través de estas historias, por un lado tenemos la posibilidad de reconocer plenamente la gran cantidad de preceptos negativos que hemos recibido en relación a la sangre menstrual, nuestra sexualidad, el cuerpo femenino y sus cambios cíclicos… Al romper el silencio y poner nombre a estos mensajes perjudiciales, podemos empezar el camino profundamente sanador de soltarlos y transformarlos.

Por otro lado, nos damos cuenta que estos mensajes de sufrimiento y de desconexión se han transmitido de generación en generación de mujeres –de madres a hijas, de abuelas a nietas, de tías a sobrinas…– , sin saber, cada una de ellas, transmitirlos de ninguna otra manera, debido en gran parte a la herida a su “Doncella Interior” en no sentirse bienvenida, ni apoyada, ni informada en el momento de su primera regla.

Hoy en día, las mujeres tenemos la gran oportunidad de despertar a nuestra “bella durmiente” (sin necesitar ningún príncipe…), de crear con ella una nueva relación de confianza y de conexión, y de transmitirle, a través de nuestro propio camino de reconciliación con nuestra feminidad profunda, un gran abanico de mensajes positivos y sagrados sobre nuestra esencia femenina y cíclica. Este camino nos permite, por un lado, comprender, con una nueva mirada, a nuestra madre y a las mujeres de nuestra familia y entorno, y por otro lado, sentirnos más libres y preparadas para acompañar a las niñas de nuestro entorno en su iniciación y rito de paso hacia el mundo de la mujer.

El curso online “Las Cuatro Lunas en Mí» te ofrece, entre otras, propuestas y herramientas para conectar conscientemente con  tu “Doncella Interior”.  El curso te pronoe, durante dos ciclos lunares (nueve semanas) conocer y explorar como se manifiestan en ti los cuatro arquetipos y la energía de lo cíclico a través de lecturas, ejercicios, videos, audios y rituales.  Inicio una vez al mes.

Más información

12 Comentarios

  1. Lisy

    Gracias a todas por compartir sus vivencias! Por mi parte no tengo recuerdos de ese momento….estoy sanando dia a día y se que volveran a su tiempo. Ansío poder darle otras experiencias a mis hijas por lo que espero con muchas ganas en momento del curso en octubre. Nuevamente gracias de ❤

    Responder
  2. Ana Leonor

    Hola! Naci en el año 1951y elegi a los padres mas modernos de la familia,sin duda! En los meses previos,mama me trajo un folleto que le dio el medico de la familia,me enseño a colocar las toallas Modess,enormes, asi me iba acostumbrando. Iban con un cinturon elastico,la cosa mas incomoda despues del horrible portaligas para las medias de seda! Ahora me rio.. Y el dia que descubri la manchita roja,ya sabia lo que era. Lo mas hermoso,fue que mi papa(que siempre traia un ramito de flores a casa) me obsequio una docena de rosas rojas en mi cumple 12,porque ya era una señorita! Un dulce mi viejo. Las chicas compañeras de escuela y amigas no tenian esa suerte,de «eso» no se hablaba…

    Responder
  3. Consuelo

    Soy mexicana. Tenía ya 14 años y todas mis compañeras ya sabían lo que era la regla, todas menos yo. Recuerdo que se burlaron de mí ese día por ser tan flaca. Lloré mucho, estaba muy sentimental sin entender por qué. Al llegar a casa dormí por horas. En la noche sucedió y me sentí asustada y un poco orgullosa sin saber bien por qué. Mi mamá tuvo la atención de abrazarme y darme toallas sanitarias. Ese fin de semana me llevó al médico. En resumen, creo que hubo una intuición en mí de que significaba un gran momento, pero el pudor de mi mamá tampoco me propició explorarlo. Al médico no le hice ni una pregunta, solo me dió medicamentos para el dolor y me dió medidas de higiene. Hoy estoy esperando una bebé y espero para cuando llegue su momento de primera menstruación, ser más sabía. Gracias por el espacio

    Responder
  4. Alejandra

    Estoy en el camino de sanar ese femenino interior y lo ancestral. Leer esto me provoca un nudo en la garganta ya que mi madre siempre fue muy pudorosa o no sé como explicarlo pero jamás tuvimls una conexión con lo íntimo. Mi primer menstruación fue sola, con miedo, sin apoyo sin una guía. Solo me informaba por lo que me platicaban mis amigas y en general no tuve una guía como mi madre para crecer en mi sexualidad. Ahora quiero hacer las cosas diferentes con mi hija. Es mi gran oportunidad. Estoy comenzando conmigo, a amarme amar a mi Luna conocerme profundamente, me ha sido muy dificil pero voy poco a poco. Abrazos a todas. Bendiciones.

    Responder
  5. Lara

    Hola a todas! Estoy haciendo actualmente el curso de las Cuatro Lunas en mi y mi recuerdo (muy vago) de cuando me vino la regla es de mucho dolor (mi madre y mi abuela sufrían menstruaciones extremadamente dolorosas y muy abundantes) pero mi madre se alegró mucho, me felicitó y me hizo llamar a mi padre para contárselo! él, me regaló las entradas para ir a un concierto que me moría de ganas de ir como regalo. Ese momento fué bonito, pero el dolor inmeso y el gran flujo que tenía (con un tampx ultrasuper y una compresa de las grandes, en 4 horas ya lo tenía todo lleno y me menchaba!) pero bueno, hoy a mis 31, estoy recibiendo la menstruación desde otro punto, no desde el fastidio (siempre que tengo un plan me viene! se adelante o se atrasa pero me viene!) y el temor al dolor como ha sido durante todos estos años. Gracias y un abrazo a todas!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Suscríbete a Mujer Cíclica para recibir novedades e inspiración.

Al suscribirte recibirás un regalo de bienvenida: nuestro eBook «Amo mis Ciclos», que incluye un calendario para integrar las fases de la luna en tu vida a lo largo de 2021 y una introducción a la práctica del diagrama lunar.

«Me encanta abrir el correo y leer cosas de Mujer Cíclica» Lucía, Barcelona.

“Tus mails siempre son caricias para el alma.” Gemma, Girona

Facebook