Acompañar es…

 

 

Estar en estado de presencia

«El primer paso para un buen acompañamiento es estar en estado de presencia, desde ahí tengo toda mi intención puesta en ‘vaciarme’ de mis contenidos mentales para estar por la persona a quien acompaño. La conexión con la respiración consciente es una de las herramientas más poderosas para entrar en este estado.

No temer tus emociones ni las de los demás

Acompañar tiene que ver con no temer tus emociones ni las de los demás. Es un aceptar y vivir los aspectos emocionales míos y del otro tal como son, sin ser evitados o intentar controlarlos o cambiarlos.

Ser impecable con la palabra

Acompañar es ser impecable con la palabra. Las palabras poseen un inmenso poder. El hecho de utilizar unas palabras y un lenguaje que eleva el espíritu humano crea un nuevo paradigma en el pensamiento.

Reconocer los dones

Acompañar es reconocer los dones que habitan en cada persona. Para ello, antes debes haber reconocido cuales son los tuyos.

Ser humilde y respetuosa

Acompañar tiene que ver con ser humilde y respetuosa, con no juzgar, con aceptar al otro aunque no pienses como él o ella y tiene que ver con tener conciencia de que tu función no es sanar ni salvar la vida del otro, sino acompañarlo respetuosamente en un proceso de crecimiento mutuo.»

Texto: Mónica Manso Benedicto

 
Gracias Mónica por estas bellas palabras, llenas de sabiduría. Con Mónica Manso e Isabel Villanueva creamos, tiempo atrás, una serie de talleres de acompañamiento, «Un Lugar para Madres».  Puedes conocer su proyecto Maternidad Consciente.

PROFUNDIZAR EN TUS CAPACIDADES COMO FACILITADORA

Si trabajas o deseas trabajar con grupos y quieres profundizar, entre otras, en tu capacidad de escucha profunda, te invitamos a conocer nuestra formación online “El Camino de la Facilitadora”. Esta propuesta te ofrece preparación y herramientas para, entre otras cosas:

  • Poder cocrear un espacio de confianza e intimidad con todos los elementos necesarios
  • Ofrecer tu capacidad de escucha profunda y calidad de presencia
  • Facilitar desde la autenticidad
  • Potenciar tus habilidades de improvisar y captar lo que necesita el momento
  • Sostener dificultades y retos como facilitadora, integrar la sombra en los círculos, en ti
  • Conectar con la facilitadora desde los arquetipos femeninos: la Doncella, la Madre, la Chamana y la Anciana

. Para realizar esta formación es necesario haber cursado previamente “Las Cuatro Lunas en Mí”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies