Entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno

 

Artista: Valentina Campos

Artista: Valentina Campos

 

En el punto medio entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno, del 31 de octubre al 1 de noviembre en el norte y del 30 de abril al 1 de mayo en el sur, se celebra el antiguo festival de Samhain, cuyo nombre viene del dios pre-cristiano Samana, el aspecto subterráneo del Sol.

 

Es un momento para adaptarnos al incremento de la oscuridad: los días son cada vez más cortos, las hojas caen de los árboles, los pájaros están migrando. El invierno se acerca. Es el momento de desprendernos de lo viejo, y ancestralmente, un tiempo para honrar la muerte y los ancestros. Durante estos días, el velo entre los mundos está en su punto más estrecho: un portal se abre entre el mundo visible de la materia y el mundo invisible del espíritu, una grieta en el telar del tiempo-espacio.

 

Los muertos recientes y otros ancestros visitan sus seres queridos, y se deja un lugar para ellos en la mesa de la cena, o en un altar, con su comida preferida. Es el momento de hacer viajes chamánicos y recibir visiones y poderes sanadores.

 

Transformar nuestro rechazo a la muerte y a la oscuridad

 

Al haber crecido en culturas patriarcales, la mayoría de nosotr@s hemos aprendido a temer la oscuridad, la muerte y todo lo relacionado con el “submundo”. Hel  era la reina nórdica y mágica del submundo, y se convirtió en hell – infierno en inglés-. Originalmente  se refería a un santuario uterino o cueva sagrada de renacimiento. En las culturas matriarcales, el submundo era el lugar de los misterios profundos, donde tenía lugar la transformación y la regeneración, donde una moría para renacer. El fuego de la purificación era el útero de la Madre Tierra. Con el patriarcado apareció el temor a lo que no se podía identificar y nombrar, entonces se convirtió en el ardiente abismo del diablo: hell – infierno-.

 

Ahora hace falta deshacer la manera en que hemos reprimido y rechazado tanto la muerte como la oscuridad. Todos los miedos y emociones no deseados que hemos guardado en el inconsciente están esperando y deseando ser abrazados a la luz cálida de la consciencia: que los miremos, los afrontemos, los atravesemos para liberar las energías que yacen debajo del inconsciente condicionado. A medida que empezamos a aceptar la presencia de la oscuridad y la muerte como otro aspecto de la vida, dejan de ser monstruos que hay que temer y empiezan a ser aliados y guías a través del laberinto.

 

Texto inspirado y traducido por Sophia Style de las palabras de Glennie Kindred “Sacred Celebrations: A Sourcebook”

Revisón: Eulàlia Pàmies
 
Imagen: Valentina Campos

Si te ha gustado este texto y deseas recibir novedades y recursos inspiradores directamente en tu buzón electrónico mas o menos una vez al mes, te invitamos a suscribirte a nuestra newsletter. Es un servicio gratuito que además ofrece acceso a algunas propuestas y contenidos que no publicamos en la web.

Una vez confirmada tu suscripción, como regalo de bienvenida recibirás nuestro eBook "Amo mis ciclos", que incluye un calendario lunar, una plantilla de diagrama lugar e información detallada sobre esta práctica y cuatro textos básicos de Mujer Cíclica que recogen la esencia los arquetipos de la Doncella, la Madre, la Chamana y la Anciana.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies