La facilitadora guía y a la vez comparte. Sostiene y escucha, y también se expresa. Da y recibe. Está pendiente de todo, de cada miembro del grupo, de lo que se está moviendo en el círculo… Sin dejar de estar atenta a lo que le sucede a ella misma… La facilitadora ha transitado previamente su propio camino de sanación y empoderamiento, y sigue viajando, al lado de otras mujeres, aportando sus dones para crear un ambiente que propicia una transformación interna. La facilitadora crece acompañando.

Te sugiero un video con unas pinceladas de reflexiones, extraídas de una de mis charlas online, sobre el delicado, complejo y apasionante papel de la facilitadora de grupos.

 

 

Si sientes esta llamada, te invitamos a conocer nuestra propuesta formativa online de 22 semanas: “El Camino de la Facilitadora. Un viaje en espiral”, en la que a través de lecturas, ejercicios y materiales audiovisuales podrás explorar a fondo y reforzar tus dones para facilitar grupos y círculos en un viaje en espiral desde la sabiduría femenina.

Puedes iniciar este curso una vez al mes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido por creative commons.