Artista: Georgia O’Keeffe

 

Los sueños estivales nos seducen después del día más largo, nos incitan a  expandirnos, a florecer, a sacar al sol todo lo que estamos destinados a ser. Esta es la temporada de amor palpable.

El mundo superior alinea los monumentos prehistóricos con el amanecer en este solsticio, marcando el inicio de este tiempo de florecimiento. Las plantas, animales y crías de todas las especies retozan en la luz y  la calidez. Como las flores, nuestros pétalos también se despliegan mientras bailamos, cantamos, celebramos la plenitud de nuestras vidas creativas, animamos a los demás a buscar la suya. Trabajamos para lograr los sueños de justicia social y libertad para todos los seres mediante la planificación y acción meditativa continua.

Este es el apogeo del año solar.  El ápice del crecimiento, la floración y la  fructificación. Después de este punto de guía, la luz empieza a disminuir imperceptiblemente y poco a poco da un paso a la oscuridad más larga. Debemos considerar esos días que se acercan. Pero por ahora, el gozo esta  ferozmente atigrado, mientras saboreamos y degustamos todas nuestras abundantes bendiciones.

 

Texto: Sherri Rose-Walker, de la Agenda We’Moon 2018.

 

Si te ha gustado este texto y deseas recibir información directamente en tu buzón electrónico sobre las novedades que vamos publicando en la web de Mujer Cíclica, te invitamos a suscribirte a nuestra lista de correo. Es un servicio gratuito que además ofrece acceso a algunas propuestas y recursos que no publicamos en la web.

Ir a la página de suscripción.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies