Hay temas que, como en una espiral, vuelvo a tocar y trabajar, y aunque hay elementos que se repiten, cada vez veo algo diferente, cada vez viajo a capas más profundas… Esto me pasa especialmente cuando conecto conscientemente con mis ancestras y exploro la conexión con nuestro linaje materno junto con otras mujeres.

En los últimos meses, tanto en el viaje que hice a la India en marzo como en los talleres que he facilitado, la vida me ha vuelto a confirmar que cuando dedicamos un tiempo a vincularnos con nuestro linaje femenino, tanto para agradecerlo y honrarlo, como para soltar las cargas que no nos corresponden, pueden ocurrir cambios muy profundos en nuestra vida.

Es como si de repente recibiésemos una fuerza especial, desde un lugar diferente, ancestral, que también nos permite sentir nuestras raíces más hondas y firmes.

Quiero compartir una pequeña anécdota contigo. Durante muchos años me sentí muy desconectada y distante de mi madre y de las mujeres de mi linaje, y esto me creaba un dolor intenso. Hace siete años, tras compartir un ritual con otras mujeres en el que cada una de nosotras nombramos a las mujeres de nuestro lado materno, fuimos a un bosque cercano para integrar la experiencia a solas.

Entre los árboles me pasó una cosa curiosa. Era como si pudiera percibir a mi madre, mi abuela materna, mi bisabuela, mi tatarabuela… Ellas no me miraban, y yo tampoco las miraba… Con el ritual aún muy presente, sentí el gran impulso de girarme hacia ellas, deseando mirarlas y restablecer el vínculo con ellas. En ese instante también sentí que se giraban hacia mí, y un nudo muy grande empezó a deshacerse.

A partir de ese momento, en vez de sentir que mi trabajo con lo femenino nos separaba, empecé a sentir la bendición y el apoyo incondicional de mis ancestras. Poco después, me llegó una cita de Linda Hogan, escritora nativa americana. No me lo podía creer, captaba la esencia de lo que sentí aquella tarde de agosto en el bosque.

“Caminando, escucho una voz más profunda.
De repente, todas mis ancestras y ancestros están detrás de mí.
‘Quédate quieta’, me dicen. ‘Mira y escucha.
Tu eres el resultado del amor de miles’.”

Uno de mis grandes deseos y pasiones es poder compartir con otras mujeres este camino de sanación y reconciliación con nuestro linaje femenino, de distintas maneras. Una es a través de mis talleres presenciales y cursos online, tal y como explicamos más abajo.

También a través de las palabras, como con este video de 4 minutos que grabé después de un taller de fin de semana en Gran Canaria en el que hicimos un trabajo transformador con nuestras ancestras.

Con cariño,

Sophia Style, creadora de Mujer Cíclica

 

 

 

Una propuesta para abrazar la sabiduría femenina ancestral

 

 En el curso online “Las Cuatro Lunas en Mí” dedicamos dos semanas enteras a trabajar diferentes dimensiones del arquetipo de la Madre, con contenidos y ejercicios para indagar cómo nos ha influido o influye la relación con nuestra propia madre, y poder iniciar un proceso de transformación y sanación de la herida materna. También, durante la exploración del arquetipo de la Anciana en nosotras honramos nuestro linaje femenino y fortalecemos la conexión con nuestras ancestras a través de una propuesta muy bella y sanadora.

 

Durante dos ciclos lunares (nueve semanas) recibirás en tu buzón videos, audios, textos inspiradores, propuestas de rituales y muchos recursos, y a través de un grupo privado de Facebook podrás conectar con otras mujeres que están haciendo o han hecho el mismo recorrido. Inicio una vez al mes.

Inicio una vez al mes.  Más información 

 

¿Quieres facilitar espacios de transformación y sanación entre mujeres?

En la formación online “El Camino de la Facilitadora” encontrarás todos los detalles necesarios para realizar un ritual muy sencillo y profundo a la vez para conectarnos con nuestro linaje, nuestras ancestras, y situarnos en el hilo de la vida que fluye a través nuestro.

Esta formación te propone profundizar, entre otros aspectos, en tu capacidad de recordar tu poder ancestral femenino, y reconocer esa semilla que tal vez te esté llevando a crear espacios de transformación y sanación entre mujeres. Te aportará preparación y herramientas, para:

  • Poder cocrear un espacio de confianza e intimidad con todos los elementos necesarios.
  • Ofrecer tu capacidad de escucha profunda y calidad de presencia.
  • Facilitar desde la autenticidad.
  • Potenciar tus habilidades de improvisar y captar lo que necesita el momento.
  • Sostener dificultades y retos como facilitadora, integrar la sombra en los círculos, en ti.
  • Conectar con la facilitadora desde los arquetipos femeninos: la Doncella, la Madre, la Chamana y la Anciana.

Duración: 22 semanas. Inicio una vez al mes

Más información

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido por creative commons.