“Hibisco”

Transcender el silencio después de un aborto natural

 

Por Alba Asín Gazquez

 

Vacío. Así me sentí cuando perdí la pequeña semilla de amor que crecía en mi hacia 10 semanas. Durante este proceso, han sido varios los cuidados que me ayudaron a procesar y me conectar con mi dolor. Uno de ellos fue crear un collage de flores, que recogí del mismo jardín donde enterré  la semilla de amor. Compartir el dolor no es nada fácil, no sólo por revivir la experiencia, pero también por cómo los demás lo acogen. Vacío de nuevo. Pero cuanto más compartía mi dolor, me di cuenta que no estaba sola, aunque en muchas ocasiones el dolor es silenciado.
Ahora quiero romper mi silencio y compartir mi dolor con una corta poesía y collage de flores, que nacieron de otras semillas de amor.

 

 

 

Hibisco, semilla que habita en mi,

              genética lobulada

              de tierras tropicales.

Hibisco, con raíz umbilical,

              de piel morada

              en resistencia y lucha.

Hibisco, flor que sangra en mi,

             de creciente a menguante

             en un solo ciclo lunar.

Hibisco, flor medicinal,

              fruto perenne

              del sagrado femenino.

Hibisco, flor de unión,

              de dolor y amor

              en constante reproducción.

Rio de Janeiro, Diciembre 2016

 

 

Muchísimas gracias a ti Alba, por haber compartido estas palabras, esta creación, este poema, con nosotras, para que otras mujeres puedan recibir consuelo, inspiración, apoyo en ellas…

Si quieres contactar con ella, su email es albitasin@gmail.com

Su página en Facebook es Luna Lunera

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido por creative commons.