La Diosa- El Alma Femenina del Mundo

Posted in Artículos, Blog, Diosas, Espiritualidad Femenina

“La Diosa- El Alma Femenina del Mundo”

 

Ingrid Tusell

Ingrid Tusell

 

A menudo nos llegan bellos e inspiradores mensajes con testimonios de mujeres que desean compartir alguna experiencia o vivencia relacionada con los temas que tratamos en Mujer Cíclica. Como este texto de Cecilia Barrios, escrito hace un tiempo para una revista uruguaya, y que su autora nos envió tras leer el artículo La Trinidad Femenina: Recuperando a la Triple Diosa.

Este artículo narra la vivencia de Cecilia sobre cómo se hizo presente la Diosa en su vida.

 

La primera vez que escuché el nombre de LA DIOSA, fue a través de mi profesora de danza del vientre tribal de la Tribu Yacumenza, que comenzó a firmar sus mails con el símbolo )O(, y al preguntarle por tal rúbrica, me dijo que era su manera de mantenerse conectada siempre con LA DIOSA.

 

triple_goddess_by_lady_kl

Lady-KL

Monika, que así se llama ella, sin saberlo quizá me puso en contacto con una espiritualidad que para mí era hasta entonces desconocida. Había transitado muchos caminos de meditación y Yoga y también de inmenso contacto con la naturaleza viva que se mantiene virgen aún en las costas de Valizas (Uruguay), paseando por los montes de pinos con mi pareja, visitando las dunas, el mar, la costa, los picos rocosos, en todas las estaciones del año. Conectándome con la magia de la luna y su humedad, y recibiendo del mundo vegetal su sanación. Sintiéndome hermana de los árboles y de mis amigos los perros nativos y salvajes de la zona.

Pero fue en contacto con la danza tribal, que realizamos con improvisaciones en círculo, con mujeres de un corazón hermoso, que la DIOSA – a la cual Monika hacía presente con un antiguo sello de origen Celta quizá – se hizo presente en mi vida.

 

Tribu-Yacumenza ”Co. Yacumenza Tribal" )O(

Tribu-Yacumenza ”Co. Yacumenza Tribal” )O(

 

Comencé a entender que mis pasos se apoyan en la Madre Tierra y a palpitar su latido enraizándome con ella. Sentí a la DIOSA cada vez que me tiraba en el suelo, y respirando soltaba el peso de mi cuerpo al exhalar. Sentí a la Madre Tierra tan presente como madre de una hija pequeña que no ha crecido y que precisa de ella en todo momento para guiar sus pasos. Solté mi cuerpo devolviéndole cada diminuta partícula de todo mi organismo y fingí cual si muriera una entrega máxima de todo lo que – mi carne, mis huesos, y todo mi organismo – le pertenece.

Sentí su energía por mis piernas y una hermosa caricia femenina a la cual reclamo y acudo cada vez que quiero salirme por un instante del tiempo, y le rezo así mismo, “sácame del tiempo” y en ese instante, su presencia aparece así como una ola tibia que despierta la presencia del aire a mi alrededor con tal vibración que el mismo Dios al que tanto he rezado viene a mi encuentro para decirme “Heme aquí”, y yo respondo “Heme aquí” también.

 

Foto: Monika Hakma. "Viviendo, Amando, Vibrando"

Foto: Monika Hakma. “Viviendo, Amando, Vibrando”

 

Entonces ya fuera del tiempo apoyada sobre la caricia femenina de la ola rítmica de la Diosa, todo se hace presente y claro, y bendigo mi venida a la Tierra y hasta escucho las respuestas a mis dudas, y mis angustias cotidianas todas juntas, como suave luz blanca que desde el cielo me dicen que no estoy sola. Cuando aquella luz me habla yo me entrego a ella y mis cargas se elevan hasta parecer sublimarse ante tanta confianza que despliega todo mi Ser.
Mi pecho se ilumina y cada fibra de mi ser recibe una luz de color amarillo cálido y que aumentando su intensidad baña todo mi ser.

Así me quedo fuera del tiempo….

Cuando regreso, cada minúscula situación que viene a mí me habla con voz propia. Entiendo el lenguaje de los animales, del viento, de las plantas y me siento una conectada con la Tierra.

Muchas noches duermo tirada en el piso, para sentir aún más el contacto directo con mi matriz, a donde sé que pertenezco y desde donde se vienen mis recuerdos e imágenes de bosques de árboles gigantes, donde resuenan los ecos de ritmos y melodías antiguas, el zumbido de vientos, arenas, y desiertos. Me conecto con mis animales favoritos, aquellos que por algo me fascinan como la araña, la osa, el perro salvaje, o las alas de libertad que ostenta cada vuelo de un pájaro, al cual me asemejo en estos viajes.

Me conecto con mi sangre todos los meses y bendigo y aprendo cada día más sobre el Alma Femenina que sostiene el mundo y me entrego al latir de su ritmo.

Bendigo la música y la danza que me transportan y a cada minúsculo pero inmenso mensaje que recibo de otras mujeres del mundo, que sintonizan con la Mujer Sagrada, y que comparten conmigo esto que siento. A todas ellas gracias por este Círculo de Mujeres que mantienen vivo el poder de LA DIOSA. A todas ellas gracias por cultivar la VIDA. A todos mis maestros que hacen posible esta visión Gracias. Y a todas las mujeres del mundo, un abrazo Sagrado que nos una para ser UNA con la realidad de la vida sobre este hermoso planeta llamado Tierra. A todas las que sufren y sufrimos, cada vez que nos hallamos alejadas de nuestra naturaleza dedico estas líneas de las mágicas experiencias que han venido a mi vida en estos Tiempos.

Que Retorne el Alma Femenina del Mundo, Que así Sea y Así Será!

Autora: Cecilia Barrios

Artículo publicado en la revista ‘Universo Reiki” (Número 8 – Septiembre 2012 )

 

 

fotocecilia barriosCecilia Barrios vive en Rocha (Uruguay) , y participa en la primera edición de la formación online “El Camino de la Facilitadora” de Mujer Cíclica. “ Mi experiencia con lo circular y con el vínculo compartido con otras mujeres ha provenido de la danza. Específicamente danza tribal ATS (o American Tribal Style) que tuve oportunidad de practicar y conocer durante un buen tiempo.”

4 Comments

  1. Cecilia, gracias por compartir este hermoso mensaje, me resuenan mucho tus palabras y las siento mías… Cada vez que me es posible trato de hacer mi conexión con la madre tierra, agradeciendo el que me permita estar posada en ella.
    Estimada te envío abracitos de luz y una vez más gracias.

  2. Gracias mujer cósmica por compartir tu amor, tu coraje y camino de reencuentro con la Diosa que nos habita. Es una inspiración para seguir avanzando. La sanación de nuestra Tierra Mama viene por la sanación de la mujer.
    LO QUE TE LIBERA A TI ME LIBERA A MI
    TU SANACION ES MI SANACION
    TU lUZ ES MI LUZ
    Un abrazo con mucho amor!
    Alejandra de Chile

  3. Preciosa experiencia gracias por compartir, un gran abrazo desde España
    Namaste

  4. Que lindo, feliz de sentirme reflejada con esta sabio relato , cada vez que viajo por mi tierra , tanto por la selva como por la sierra , siento esa conexión con la Diosa , agradeciendo a cada instante a la Madre Tierra , lo que mi espiritu siente ,lo que mis ojos ven , maravillados por tanta belleza .

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *