El Tambor y la Mujer

Posted in Anciana, Antropología, Chamana, Espiritualidad Femenina

El Tambor y la Mujer

Imagen: "Guardiana de los Ritmos de la Tierra", Clio Wondrausch www.wildhearth.co.uk/

Imagen: “Guardiana de los Ritmos de la Tierra”, Clio Wondrausch www.wildhearth.co.uk/

 

“El tambor era un instrumento femenino cuya forma evocaba el círculo de la tierra y el útero, el ciclo de la estaciones, la luna y la mujer; la voz del tambor era la de la tierra, el latido de la vida en el vientre materno y el oculto poder de la vida dentro del mundo palpable. Tocar el tambor implicaba invocar a la madre oscura, la bruja, la oculta fuente de vida que toda mujer lleva dentro, y el compas marcaba el constante ritmo de la vida, la luna y el ciclo menstrual femenino. Aunque el tambor dejase de sonar, los ritmos naturales continuaban.

Como sucede con la danza, el hecho de tocar el tambor puede hacer desaparecer las restricciones del intelecto y despertar la conciencia del mundo interior, pues este instrumento se transforma en una forma de expresión de las energías creativas y en un nexo con el mundo interior. Muchas culturas cuentan con sus propios estilos de tambor y lo ejecutan de distinto modo, así que, como tienes varias posibilidades, elige la que te haga sentir mejor. En su forma más sencilla es un aro de madera cubierto por una piel, como el ‘bodhran’ irlandes o los instrumentos tradicionales de las culturas indígenas norteamericanas, y el modo más sencillo de tocarlo es marcando un compas con cada golpe. Practica hasta que te encuentres un ritmo que te resulte natural y facíl de llevar; escucha la voz del tambor y la reverberación que continua después del golpe.

Siente su ritmo como si se tratase del pulso de la vida, tu sexualidad y tu creatividad, y su voz como la forma y la expresión que les das a esas energía. Poco a poco aumenta la intensidad del golpe, pero mantén el mismo ritmo, y percibe como las energías creativas fluyen a traves de ti para nacer en el sonido. Cuando estés lista, concluye con un último golpe y, mientras escuchas como el sonido se desvanece, siente que tus energías también lo hacen. Este tipo de ejercicio hace que la persona que toca el tambor pueda liberar sus energías, y en el caso de que este acompañando a alguien que baila, fundirá las energías de ambas.

Extracto de “Luna Roja”, de Miranda Gray

Imagen: “Guardiana de los Ritmos de la Tierra”, Clio Wondrausch http://www.wildhearth.co.uk/